El veneno mortal que destruye al ser humano... #REFLEXIÓN
16 Mar, 2023
Tiempo de lectura aprox. :
7 min.
+1 voto

 


     Cada palabra que emite nuestra boca es un medio de comunicación para interactuar con el exterior, es decir, más allá de nosotros mismos. Las utilizamos para dialogar con los demás tanto verbalmente, como en forma escrita, tanto personalemente y gracias al avance de la tecnología a la distancia, hoy en día es más fácil y veloz estar conectados .

Además, sorprendentemente hay muchísimos idiomas que nos sería de dificultad memorizarlas cada una. Sin embargo, así como todos tenemos en común la capacidad de comunicarnos de diferentes maneras, también poseemos la terrible desgracia de destruir con nuestras palabras, y no solamente a otros, sino a nosotros mismos en ciertas ocasiones. Con frecuencia, pueden cruzarnos pensamientos negativos, donde terminamos hundiéndonos con lo que nos decimos.



     Uno de los factores importantes que genera conflictos entre las personas es la falta de cuidado con lo que decimos, muchas veces motivados por el orgullo, con la finalidad de vengarse, de demostrar que se tiene la razón, de despreciar o descalificar, etc. Aunque no parezca, las palabras tienen la habilidad de herir al nivel de una bomba atómica. Ni la persona que se considere tan segura de sí misma puede decirme que no le afectará una discusión que tenga con un ser que ama, que sea importante para ella. Hasta las personas más frías pueden ser heridas debido a que somos seres emocionales. Nadie es indestructible.


     Es evidente con todo lo mencionado anteriormente que el ser humano tiene maldad en su corazón y ninguna persona está excenta de esto, es decir, no existe alguien que sea verdaderamente buena, absolutamente todos hemos fallado con nuestros malos pensamientos y de las barbaridades que salen de nuestras lenguas. En santiago 3:6-7 dice lo siguiente: "De todas las partes del cuerpo, la lengua es una llama de fuego. Es un mundo entero de maldad que corrompe todo el cuerpo. Puede incendiar toda la vida, porque el infierno mismo la enciende. El ser humano puede domar toda clase de animales, aves, reptiles y peces, pero nadie puede domar la lengua. Es maligna e incansable, llena de veneno mortal". Como dice en este pasaje bíblico es difícil dominarla, y demuestra que existe una naturaleza pecaminosa que le encanta ir en contra de lo correcto, desea producir dolor y sufrimientos a los demás, inclusive somos tan hipócritas que tendemos a criticar a espaldas de otros. En nuestro interior lamentablemente se encuentra arraigado el papel de juez, cotidianamente juzgamos a las personas. Quiero hacer hincapié en que realmente tenemos un problema, pero muchos le restan importancia.


     Ahora bien, la única forma de contrarrestar esta situación en nuestras vidas es por medio de obtener la naturaleza divina, aquella que se rige por las leyes de Dios, que le es más fácil llevar a la práctica, porque por nuestras propias fuerzas humanas no podemos. Esta nueva naturaleza es sembrada en cada alma que esté dispuesta a creer en que Jesús es su Señor y Salvador, ya que él decidió ocupar el lugar que nos correspondía en la cruz, y arrepintiéndonos de los pecados, sabiendo que todos estamos justamente condenados por el pecado, de alguna manera debe ser pagado cada acción cometida o ¿a caso los seres humanos son la raza perfecta y digna de admiración? Hemos realizado grandes avances como especie, sin embargo, si colocamos en una balanza nuestra maldad pesa más, hemos llevado a cabo cada desastre a lo largo de la historia. Planeamos conquistar marte, pero no logramos controlar la lengua, ¡qué irónico!. Nuestro enfoque está en alcanzar logros terrenales que no perdurarán, seamos realistas no estarán en la tumba, sin embargo, no apuntamos a mejorar el trato con los demás y amar al enemigo nos resulta tan difícil.


     Esto no es un juego, verdaderamente Dios nos dió la oportunidad para ser salvos después de la muerte a través de Jesús porque debió entregarse así mismo, nadie más podía saldar la deuda. También para no corresponder al pecado, no ser esclavos de el. Luego de ser sellados por el Espíritu Santo ya formamos parte del pueblo de Dios, si no somos gobernados por el ego, entonces la tercera persona de la trinidad actuará de tal manera que comenzará a producir un deseo genuino de realizar el bien, de amar y perdonar a quién no lo merece, de no maldecir y ver los defectos en el prójimo, evitar centrarnos en lo material y sí en lo eterno, entre tantas otras cuestiones, nos irá transformando cada día con el fin de asemejarnos a Cristo.


    Querido lector, querida lectora, como siempre comento en mis artículos, cada quién tiene su propia opinión, no pretendo que pienses como yo sobre todo lo que escribo, pero mi objetivo es anunciar que nos encontramos en serios problemas. Supongamos la siguiente escena, donde te retara a que por una semana no hablaras ni pensaras mal de nadie, y aún si te esforzaras no te saldría, increíble ¿verdad?.


    Finalmente, te dejo este pasaje para reflexionar: "Si ustedes son sabios y entienden los caminos de Dios, demuéstrenlo viviendo una vida honesta y haciendo buenas acciones con la humildad que proviene de la sabiduría; pero si tienen envidias amargas y ambiciones egoístas en el corazón, no encubran la verdad con jactancias y mentiras. Pues la envidia y el egoísmo no forman parte de la sabiduría que proviene de Dios. Dichas cosas son terrenales, puramente humanas y demoníacas. Pues, donde hay envidias y ambiciones egoístas, también habrá desorden y toda clase de maldad. Sin embargo, la sabiduría que proviene del cielo es, ante todo, pura y también ama la paz; siempre es amable y dispuesta a ceder ante los demás. Está llena de compasión y del fruto de buenas acciones. No muestra favoritismo y siempre es sincera. Y los que procuran la paz sembrarán semillas de paz y recogerán una cosecha de justicia". Santiago 3:13-18.


     Espero que este texto pueda serte de ayuda. Deseo muchas bendiciones para tu vida. Saludos.

854 visitas
Valora la calidad de esta publicación
1 votos

Por favor, entra o regístrate para responder a esta publicación.

Publicaciones relacionadas
Adimvi es mejor en su app para Android e IOS.