Pecado Placentero
27 Abr, 2023
Tiempo de lectura aprox. :
1 min.
+2 votos

Una noche casual pero llena de emoción, nos encontramos  por distracción y sin pensar en las consecuencias decidimos calmar nuestros demonios.


Entre risas y diálogos llegamos a confesiones que nos hicieron calentar, nuestras miradas conectaron y expresaban lo que no éramos capaz de decir en voz alta.


 La temperatura se elevó hasta el grado que nos picaban las prendas y nos retabamos para saber cuál de los dos caería primero.


La tension fue tan grande que nos rendimos a la par, presionando mis labios contra los suyos, probando así su deseo, su dolor, su anhelo y su confusión.


Fue demasiada distracción  del sabor de su boca como para sentir la vergüenza por nuestra desnudez, dando paso a los juegos y fantasías.


Quería ir despacio, quería ir deprisa, lo quería todo al mismo tiempo y aun así quería que el reloj se detuviera para saborear cada segundo.


Hipnotizados por el olor de nuestros cuerpos, compartiamos miradas lasivas que solo profesaban las ganas que sentíamos, era algo morboso, excitante y casi enloquecedor, bailamos con un ritmo placentero.


La cama se convirtió en nuestro cómplice y temblamos hasta alcanzar el orgasmo de nuestro pecado plancentero, deleitando así nuestro último encuentro o tal vez el primero de muchos.

.
807 visitas
Valora la calidad de esta publicación
0 votos

Por favor, entra o regístrate para responder a esta publicación.

Publicaciones relacionadas
Adimvi es mejor en su app para Android e IOS.