Contra todo
8 Nov, 2022
Tiempo de lectura aprox. :
2 min.
0 votos

Nos mintieron cuando dijeron que todo tenía arreglo
porque a veces hay quienes podemos permanecer rotos.
Y no es cierto que un abrazo y un te quiero
hagan desaparecer ese sentimiento
pero sí produce cierto cambio
en eso de sentirnos queridos,
de no sentirnos solos,
protegidos tal vez
o puede que a salvo
en los brazos
de quien te trata con tal cuidado.


Ahí es entonces, cuando sientes
que estar roto no es tan malo,
que es un alivio que te cojan de la mano
y hacerte saber que nada importa tanto
como para creerte incompleto
o inapropiado.


Tenemos con nosotros mismos
la paciencia de un pescador;
nos miramos, nos vemos la heridas,
a veces hundimos el dedo
como si fuera posible olvidar el dolor
y nos curamos con tiritas de tiempo
y algodón empapado en propósitos.


Lo siento, pero la verdad es que
no hay receta ni remedio general,
pero si algo he visto que cambie
nuestro particular mundo
es el amor.
El amor a nosotros mismos
queriéndonos ver triunfar
con medallas de sonrisas y trofeos
de pequeños momentos felices.
El amor de las personas que
te besan las cicatrices
como si no fueran un defecto,
porque en verdad no lo es,
porque en verdad todos tenemos.
Ese amor de quien te abraza y no te suelta
y te hace enorme y parece que todo se pasa.
Ese es el verdadero antídoto
contra todos los monstruos
que puedan invadirnos desde dentro
a querer desalmar nuestro cuerpo
y desarmar nuestra mente
hasta hacer que dejemos de estar cuerdos.
Pero no, no vamos a rendirnos.
Estar rotos no es ningún defecto,
es solo el modo de ser más fuertes
contra todo.

.
529 visitas
Valora la calidad de esta publicación
0 votos

Por favor, entra o regístrate para responder a esta publicación.

Publicaciones relacionadas
Descarga ya la app para Android e IOS.