Chuie 132 puntos
9 Jun, 2018
Tiempo de lectura aprox. :
11 min.
¿HOLA? ¿EXTRAÑO?
+8 votos
Estoy sentada en el parque que está justamente frente a la casa de mi padre, la noche está bastante fresca, la luna brilla y las estrellas le hacen compañía. No me apetecía cenar con Jose, quien es mi padre, ni mucho menos con su esposa, lamentablemente nuestra relación es jodida.

Desde que mi madre falleció me enviaron a vivir con ellos, menuda idiotez, yo ni siquiera creía necesario venir hasta acá si en dos meses cumplo mis 18 años, lista para irme a vivir sola o con mi prima Matilde en España.

Este parque de noche es bastante tranquilo, unas cuantas luces alumbran las bancas casi negras, pues la lluvia las ha desteñido mucho .
De niña solía ir a los columpios hasta cansarme, para mi madre era imposible sacarme de ahí…son recuerdos del pasado. Dentro de mis suspiros pongo otra canción de héroes del silencio en mi celular para darle paso al cantante de meterse a mi mundo.

Llevada por la música enciendo un cigarro, le doy unos toques y dejo al humo salir suavemente de mis labios hasta crear unos pequeños aros, estoy anuente, que no es el mejor vicio, pero tampoco el peor, de cierto modo eso me relaja, parece la perfecta combinación para mis pensamientos.

-Disculpa, ¿tienes la hora?- me asusta un hombre alto salido de las sombras.
-¡Joder! ¡Me has asustado!- le digo observando su rostro- ¿qué quieres?
-Lo siento no era mi intención, te pregunté por la hora.
-Son las 10:30 de la noche- le digo mientras miro mi teléfono.
-Vaya, creo que he llegado tarde- busca en sus bolsillos algo con mucho desespero
-¿Todo bien?
-Iba a casa de mi novia pero me he perdido

Lo miro extrañada, si va hacia allá no se supone que debería saberse el camino?
-Y dices que es tu... ¿novia?
-Sé por dónde vas, es la primera vez que vengo acá…larga historia- se ríe.
-Bueno…- le doy otro toque a mi cigarrillo
-¿Tienes uno que me regales? Se me ha apetecido

Saco la cajeta de mi bolsillo para ofrecerle uno, pensando que se iría al otro lado del parque por fin dejándome sola con mi burbuja, pero opta por sentarse a mi lado dispuesto a seguir platicando. Acaso las personas no entienden la señal de, audífonos en los oídos es igual a “déjenme en paz”?.

-Soy Diego por cierto- me extiende su mano
-Bien por ti…
-¿No eres de platicar mucho, verdad?
-No lo tomes personal pero no sé quien seas, has aparecido de la nada y esperas…¿ser amigos?
-Ok, si te cuento mi historia nos podemos ir conociendo.
-Deberías ir a donde tu novia o llamarla al menos- si este se cree que me interesa está equivocado.

Se queda en silencio por varios minutos mirando hacia un punto en específico, para ser exacta, justo donde hay un árbol de cerezo, susurra algo entre dientes casi imposible de escuchar. De cierto modo me hizo sentir mal haber sido tan fría con él, no tiene culpa de mis problemas, quizás solo intenta ser amigable.

-Soy Helena- le doy media sonrisa.
-Es un bonito nombre, mi madre se llama igual- me devuelve la sonrisa.
-Gracias, oye y perdóname por ser grosera, no he tenido un buen día.
-Descuida, se nota que estas molesta y bastante triste- da una jalonada al cigarrillo y me vuelve a mirar- tus ojos delatan lo rojo de lagrimas y tus ojeras me dicen que no duermes bien.
¡Diablos! Atinó perfectamente…
-Quizás...al igual que tú, es una larga historia- impido a dos traviesas lagrimas salir
-Mira Helena, tú decides cuanto tiempo quieres estar triste, a veces es necesario pero que no se te pase la vida en ello.
-¿Lo dices por experiencia?
-Algo así…

Justamente cuando me provoca hablar un poco mas con él y eso es difícil mientras escucho otra tonada en mi teléfono, sale mi padre llamándome por mi nombre para entrar a la casa, lo observo tan furiosa…se cree mi dueño? Apenas si lo vi de pequeña y ahora esto. Ni modo volteo para despedirme de Diego, pero no está, busco por todos lados para solo encontrarme con el cigarrillo en el piso a medio terminar.

Camino hacia mi padre, pero antes de entrar a casa, me toma por el brazo apretándome un poco fuerte. Nuestras miradas se cruzan y entre dientes le aclaro que me suelte o será peor, él no me da miedo mucho menos sus estúpidas reglas.

-¿Fumando de nuevo? ¿Acaso no te aclaré sobre ese vicio? A veces pienso que eres tonta.
-Quizás lo he heredado de ti.
-Me vuelves a hablar así y…- lo interrumpo
-¿O qué? Me hechas a la calle, hazlo por favor, cualquier lugar es mejor que esto...

Entro a su mugre casa molesta, detrás mío tiro la puerta para dejarle claro que yo no me intimido por amenazas, ni tampoco su familia.

Después de mi altercado, me he dado una ducha y cambiado de ropa por algo más cómodo para dormir. Estoy casi por apagar las luces pero tocan a mi puerta con golpes tímidos, inmediatamente sé quién es. Lulú es mi media hermana, tiene unos 14 años, la única con quien he sabido llevarme bien porque ni siquiera su hermano me agrada.

-Te escuché peleando con papá, lamento que te haga sentir mal.
-Está bien preciosa, dime ¿te sucede algo?
-Quería darte este articulo, a veces es mejor no quedarse muy tarde en ese parque- abre un papel de periódico que tenia enrollado
-Ok lo leeré
-Hasta mañana hermana, descuida, yo si te quiero- me da un abrazo
-Yo igual pequeño unicornio

Me deja sola en la habitación con tantas preguntas en mi cabeza, a veces ella puede ser enigmática en muchos aspectos.

Abro el artículo para darle una ojeada y me encuentro con algo que me deja fría como el hielo, dándome a entender por qué me dijo lo del parque.

“¿HOMICIDIO O SUICIDIO?
La noche del 24 de septiembre del 2015 fue hallado el cuerpo del joven Diego Alejandro Maldonado, mismo con edad de 21 años. Los vecinos cerca de aquel parque llamado Paz de La Luz encontraron el macabro hallazgo justo debajo de un gran árbol de cerezo a eso de las 5:00 am. Según la autopsia revelada ante los noticieros se descartó la muerte por homicidio, y se decretó suicidio por las pistas halladas en la zona.
Junto a él había un arma calibre 38, solamente con las huellas del joven. Adicional, la policía encontró una carta con detalles no revelados solamente a su familia. Amigos de la victima revelaron que Diego tenía un año con depresión, pérdida de apetito y no estaba asistiendo al centro universitario, incluso culpaban a su pareja por influenciarlo con drogas y autolesionarse en varias ocasiones.
Aun faltan detalles por confirmar.”
491 visitas

Por favor, entra o regístrate para responder a esta publicación.

Elemileth1820 155 puntos 9 Jun, 2018 Elemileth1820 155 puntos
Wow! Buen texto me encanto
+3 votos
9 Jun, 2018
Chuie 132 puntos 9 Jun, 2018
Chuie 132 puntos
muchisimas gracias me ha alegrado un mundo que te haya fascinado.
laura16 376 puntos 9 Jun, 2018 laura16 376 puntos
+1 voto
9 Jun, 2018
Chuie 132 puntos 9 Jun, 2018
Chuie 132 puntos
Laura!! lo tomare como algo positivo
edison 48 puntos 15 Jun, 2018 edison 48 puntos
Cuál es el mensaje que quieres transmitir con esta historia?
0 votos
15 Jun, 2018
Chuie 132 puntos 15 Jun, 2018
Chuie 132 puntos
Hola ningun mensaje...esto es solo una historia sacada de mi creatividad e imaginación.
S.Mare 207 puntos 15 Jun, 2018 S.Mare 207 puntos
Definitivamente, ¡me encanto!.  clap)
+2 votos
15 Jun, 2018
Chuie 132 puntos 15 Jun, 2018
Chuie 132 puntos
Muchisimas gracias...me alegra mucho que te haya encantado
marc125 7 puntos 15 Jun, 2018 marc125 7 puntos
0 votos
15 Jun, 2018
Chuie 132 puntos 15 Jun, 2018
Chuie 132 puntos
Eso es bueno?
cande 5 puntos 5 Jul, 2018 cande 5 puntos
+1 voto
5 Jul, 2018
Chuie 132 puntos 5 Jul, 2018
Chuie 132 puntos
Todo bien cande?
cande 5 puntos 7 Jul, 2018
cande 5 puntos
no pensé que iba a terminar así
Publicaciones relacionadas

ad space