Esperanza 58 puntos
29 May, 2018
Tiempo de lectura aprox. :
3 min.
LA IGLESIA Y YO
+1 voto
Te ha pasado que vas a la Iglesia con el ánimo de alimentar tu espiritualidad, tener una conexión directa con Dios después de una ardua semana, pero la realidad es otra, cuando llegas y te sientas y tu cabeza comienza a recordar todo lo que te pasó, a querer contarle a Dios y que Dios te de una respuesta inmediata con el mensaje que escuchas en este momento, pero no se da la conexión.

Voy el domingo con mucho afán pongo mis cincos sentidos bien puestos para entender y aprender del sermón, me encanta lo que dice el Padre y comienzo a tomar el mensaje para el bienestar mío y solución a mis problemas, pero no lo consigo mi cabeza comienza a volar y todo me da vueltas. Cabe recalcar que también hago un examen de conciencia para poder volver a tener la conexión con Dios, que quiero decir con esto que en muchas ocasiones nos dejamos llenar la cabeza de tantos problemas y no nos concentramos en lo que realmente importa, nos agobiamos y pensamos que no hay una solución, a mi personalmente me ocurre.

Dios debe de ser importante para nuestras vidas, crean o no él siempre nos contesta a todo nuestro problemas, nos da paz, nos da soluciones y sobre todo nos permite ver en que estamos fallando, debemos seguir asistiendo a la iglesia, ojo de cualquier religión, aquí lo que vale es tener esa comunicación espiritual con Dios para llenarnos de amor y poder transmitir amor a nuestros semejantes.

Te propongo algo: Hoy siéntate en tu lugar favorita y comienza a comunicarte con Dios para que de esta manera, tengas las fuerzas necesarias para tu día a día y así encontraras tu perfecta conexión con lo sagrado .
26 visitas

Por favor, entra o regístrate para responder a esta publicación.

Publicaciones relacionadas

ad space