Pudo
22 Nov, 2022
Tiempo de lectura aprox. :
1 min.
+3 votos

Salir corriendo con los bolsillos vacíos,
el corazón latiendo muerto de miedo, frío.
El jadeo de la prisa que no mira atrás
y las zapatillas engalanadas de ganas por volar;
las mejillas apostando al rojo sin querer,
la mente en blanco y llena de todo a la vez.


No queda nada más que la valentía
por intentar ir hacia algún camino sin garantía
pero seguro, como el refugio de quien huye, porque huyo.
Que, ya sangré bastante desde el afilado y puntiagudo
cuchillo en que se convirtió todo mi alrededor, el que pudo,
el que pudo matarme. Pero aquí estoy yo.

.
682 visitas
Valora la calidad de esta publicación
0 votos

Por favor, entra o regístrate para responder a esta publicación.

Publicaciones relacionadas
Descarga ya la app para Android e IOS.