La casa
21 Nov, 2022
Tiempo de lectura aprox. :
1 min.
+1 voto

Si algún día ves
el más pequeño ápice
de la casa maldita, no quieras saber.
Mira a otro lado como yo hago
aunque yo no pueda todavía
deshacerme del peso, su carga.


Yo que ya no creo ni rezo
porque el karma no las cobra siempre como debe.
Sé de él de sobra,
sé de las culpas pagadas a destiempo
después de una vida hecha o una vida larga,
sé de la víctima siguiendo siendo víctima.
No sé nada de la justicia, nunca la vi.


Esta casa es una buena actriz sin Grammy,
es sombra, es quiebro, es bomba en mitad
de una multitud, sonrisa teatral, es antifaz
para que no se vea toda la verdad,
es una parada cardíaca en cualquier momento,
es ansiedad, es la tensión más incómoda,
agonía y cajón de traumas sin revelar.


Si algún día ves
el más pequeño ápice
de dolor a través de mis ojos,
no preguntes,
no preguntes por favor.
Asume que mi cuerpo se rompe
al contar lo oculto, al desvestir el disfraz.
Que soy el muro de Berlín que resguarda mi hiel
y la víscera herida, las ganas de vivir
y la enfermedad silenciosa en
lo más profundo de mí.

.
76 visitas
Valora la calidad de esta publicación
0 votos

Por favor, entra o regístrate para responder a esta publicación.

Publicaciones relacionadas
Descarga ya la app para Android e IOS.