Colateral
11 Jul, 2022
Tiempo de lectura aprox. :
1 min.
0 votos

Estuviste ahí escuchando cada uno de
sus arrebatos, sus llantos, sus, incluso, gritos
que ensordecían cualquier otro sonido.


Estaba rota, terriblemente rota.
Pero tú supiste estar para secar sus ojos
o abrazarle y decirle
que siempre iba a tenerte.


Hacías lo que fuera para que se sintiera
menos sola en sus desastres.


Pero acabó distanciándose cuando
ya no te necesitaba;
a veces parece que solo aparecemos
para ayudar a avanzar o a entender
o a cerrar ciclos o traumas;
y es que, en ocasiones, las relaciones humanas
son una estafa;
cogen de ti lo que necesitan,
luego desaparecen como si nada.


Sentías tu pecho ardiendo,
como cuando el agua hirviendo
rebosa hasta caer y entonces
empieza a empaparlo todo.


Era la rabia, el desconcierto,
eras el daño colateral.
Pero, ¿arrepentirte?, tú nunca,
porque así eres tú,
y es justo lo que te hace especial.

.
40 visitas
Valora la calidad de esta publicación
0 votos

Por favor, entra o regístrate para responder a esta publicación.

Publicaciones relacionadas
Descarga ya la app para Android e IOS.